Blog

Comparativa Tasas Turísticas en Cataluña, Baleares y resto de Europa.

“Incluye traslados y alojamiento en régimen escogido. No incluye tasas locales”. La letra pequeña de los viajes contiene con frecuencia este matiz que suele obligar al visitante a averiguar si el destino al que se dirige tiene tasas turísticas y cuál es exactamente su importe.

La aplicación de estas tasas no es homogénea: ni todos los países las tienen ni todas sus ciudades las cobran, lo que hace aún más confuso el proceso de cálculo final del coste de un viaje.

Utilizadas en ocasiones como supuesto medio disuasorio en el intento por frenar el turismo masivo, la imposición de este gravamen está generalmente en manos de las autoridades locales y regionales. Son éstas las que deciden si cobran la tasa al turista que pernocta en sus alojamientos y si varían los importes de la misma cada año.

Éstos son algunos de los importes y las ciudades en las que los turistas pagan impuestos locales, ya en forma de ecotasas o city tax, recopiladas por la agencia de viajes on line Destinia.

Cataluña

Dentro de España, dos comunidades principalmente imponen tasas turísticas: Cataluña y Baleares.

La Generalitat catalana mantiene un impuesto para los turistas que se alojan en la ciudad de Barcelona que va desde 2,25 euros por persona y día si se aloja en un hotel de cinco estrellas o camping de lujo a los 0,65 euros para los que lo hagan en otros establecimientos que no sean hoteles ni apartamentos turísticos.

No se libran, por tanto, quienes hayan escogido la opción de alojarse mediante Airbnb u otra plataforma de alquiler vacacional, puesto que en la Ciudad Condal pagarán también 2,25 euros por noche, explica Destinia.

En cualquier otra localidad catalana la cuota va desde los 0,45 a los 2,25 euros. Con 0,90 euros para las estancias en viviendas de alquiler vacacional.

Eso sí, en Cataluña legalmente sólo se puede cobrar por un máximo de una estancia de siete días.

Estar de crucero tampoco libra de la tasa: las embarcaciones pagan por amarre en cualquier puerto del territorio de Cataluña, y las cantidades van en función de la duración.

De estos pagos están exentos los programas de viajes sociales subvencionados por la Administración Pública, y las estancias por motivos de salud, además de los viajeros menores de 17 años.

Islas Baleares

Impusieron su ecotasa en 2016. Y este año han variado el impuesto, duplicando la tarifa y cambiando la forma de aplicarla. En 2018 el Gobierno balear ha fijado dos bonificaciones sobre la tasa: una del 75% para quienes viajen en temporada baja, es decir entre el 1 de noviembre y el 30 de abril, y otra del 50% para estancias largas a partir del noveno día.

Un máximo de cuatro euros y un mínimo de dos se paga por noche en función de las categorías del alojamiento, independientemente de que sea hotel, apartamento o vivienda turística, según la recopilación de la agencia de viajes.

Los cruceristas también pagan. Concretamente, dos euros.

Europa

Más destinos de los que parece gravan en Europa a los turistas que los visitan. Entre las ciudades del norte de Europa es el caso de Ámsterdam o Berlín, en las que se paga un porcentaje del precio de la habitación. En la capital holandesa, se ha subido este año un 1%, por lo que la tasa turística se sitúa en el 6%, mientras que en la alemana asciende a un 5% que se puede aplicar a un máximo de 21 días de estancia.

En Bélgica, la mayoría de sus ciudades tiene un impuesto municipal sobre el turismo desde 2017. Y en su capital, Bruselas, es de cuatro euros por habitación, que son tres euros en el caso de Airbnb y campings.

París y Budapest mantienen sin variaciones la tasa que tenían el pasado año. Entre uno y dos euros pagan los visitantes de la ciudad centroeuropea en función del distrito donde se sitúe el alojamiento y un 4% del precio si se trata del centro urbano. Las igualmente centroeuropeas Praga y Viena también cobran tasas por alojamiento. Y para los turistas parisinos, el cargo extra va desde los 0,22 euros en un camping a los 4,40 euros en un palacio, con la exención de los menores de 18 años.

Los menores de 13 años tampoco pagan en las dos grandes ciudades portuguesas, Lisboa y Oporto. Donde el sobrecoste habitual para el turista es de entre uno y dos euros, exentos los desplazados por cuestiones médicas y las personas con una discapacidad del 60% o más.

En Italia, Roma, Milán y la desbordada Venecia aplican diversos costes al turista. De dos a siete euros por persona y noche en un hotel romano o milanés. Y entre uno y cinco euros en hoteles del centro de Venecia, con excepciones de menores en algunos casos.

Londres, como Madrid, se resiste a imponer un impuesto al turista, pero en la capital británica ya se puso sobre la mesa una propuesta de unos 2,80 euros por noche, recuerda Destinia.

Suecia ha sido la última en adoptar un gravamen por los viajes. En este casi se trata de un importe de 39 euros por pasajero de avión que despegue desde un aeropuerto sueco que aplica desde el pasado abril con el objetivo de minimizar el impacto de las emisiones de CO2.

Fuente: ElMundo.es

Este Post tiene 0 Comentarios

Publica un comentario